¿Transferencia embrionaria en día 3 o día 5?

Decidir el mejor día para realizar la transferencia embrionaria es hasta la fecha un tema controvertido. Básicamente, el cultivo embrionario es un proceso de selección. Se valora la evolución de los embriones durante todo el cultivo y se comprueba cuáles de ellos tienen mayor potencial implantatorio. Si debido a un bajo número de embriones de buena calidad la selección está completada podremos transferir en etapas tempranas como día 2 o 3. Otro escenario posible es una cohorte embrionaria con más de 3 embriones de excelente calidad en día 3. Si en este momento realizáramos la transferencia, la elección podría ser al azar, pudiendo elegir embriones que están destinados a bloquearse o que no están destinados a evolucionar.

¿Por qué sucede esto?. En día 2 y 3 de desarrollo el embrión sufre sus primeras divisiones, en estos momentos, el potencial del mismo depende de la calidad del ovocito, ya que es pronto para que comiencen los procesos de expresión génica. A partir del día 3, el embrión tiene su propia entidad, teniendo la posibilidad de continuar hasta la fase de blastocisto o sufrir un bloqueo en su desarrollo. La transferencia en día 5 presenta otra ventaja: la sincronización endometrio-embrión. La ventana de implantación del endometrio es limitada, si conseguimos aproximar las dos partes: el estadio embrionario y la receptividad endometrial, incrementamos las tasas de implantación del embrión.

Además, los blastocistos de buena calidad presentan una muy buena supervivencia a la criopreservación (alcanza el 95%), si se desease vitrificar aquellos sobrantes del tratamiento.

En caso de requerir un Diagnóstico Genético Preimplantatorio (PGD) los blastocistos son mejores candidatos al biopsiado que este análisis requiere, ya que se puede obtener mayor número de células sin comprometer su viabilidad (en día 3 solo puede tomarse una célula o como mucho dos). Así a mayor cantidad de material genético mayor fiabilidad en el diagnóstico.

En resumen, el cultivo hasta día 5 de desarrollo embrionario es un proceso complejo que permite mejorar la selección del embrión destinado a ser transferido, minimizando el número de embriones a transferir y con buenos resultados en cuanto a gestación. Aun así, en los casos en los que no se precise seleccionar más a los embriones, la transferencia en etapas tempranas, día 2-3, es la alternativa más adecuada que permite realizar una transferencia de calidad.

Lic. Rivelli, María Guillermina